Hablemos de salud

Hablemos de salud

Nos interesa mucho vuestra opinión, así como aquellas materias que más os preocupan o de las que podáis tener alguna duda.

Si quieres hacernos alguna propuesta de un tema que os interese especialmente para un nuevo artículo, podéis enviarla a través de este espacio.

Estaremos encantados de atender a vuestras sugerencias.

Envíanos tu consulta

- Felipe (Madrid)

 Este síndrome no está considerado en si mismo una enfermedad, por lo que no se recomienda acudir al médico ni tomar ningún medicamento para ello. Si estos síntomas se prolongaran más de tres semanas si que es aconsejable entonces visitar al médico para descartar la existencia de otra patología.

Parece ser que la aparición de éste trastorno y sus síntomas se generan al variar los ciclos y desajustes  horarios y principalmente la visión subjetiva que el afectado tenga sobre la vuelta al trabajo. Es por ello que las personas que perciben su actividad laboral como algo estresante o negativo son las más susceptibles a padecer el síndrome post vacacional.

Los síntomas que esto ocasiona pueden ser físicos como cansancio, insomnio, molestias gastrointestinales, taquicardia, dolores musculares o agotamiento o psíquicos como tristeza, apatía, falta de concentración o irascibilidad.

 

Para evitar los efectos negativos de éste síndrome, los expertos de la SEMFYC recomiendan tomar las siguientes medidas:

 

  • afrontar la nueva situación con un planteamiento positivo, evitando identificar el periodo de vacaciones con un estado de bienestar total y que el periodo laboral es sinónimo de amargura y sufrimiento.

 

  •  plantearse el año laboral como un periodo enriquecedor, en el cual, aparte de trabajar también se pueden realizar y emprender proyectos interesantes a nivel personal.

 

  • intentar regular un par de días previos a la incorporación al trabajo nuestro horario al que tendremos que seguir al acabar las vacaciones

 

  • planificar a lo largo del año periodos o paréntesis de ocio.

 

  • evitar incorporarse a la rutina de forma brusca. Para ello es recomendable ajustar paulatinamente los días previos a la incorporación al trabajo los horarios de comida y descanso.

 

  • ser consciente que nuestro malestar se debe a éste fenómeno que es pasajero, al cual nos adaptaremos naturalmente en un breve periodo de tiempo.

 

  • planificar actividades gratificantes para los días laborables, encontrando tiempo libre para “desconectar” y no quedar absorbidos por el trabajo.

 

  •  los primeros días planificar nuestras tareas laborales para ir tomando el control progresivamente sobre nuestras tareas.

 

  • es importante no tomar decisiones laborales drásticas en estos días de adaptación.