Hablemos de salud

Hablemos de salud

Nos interesa mucho vuestra opinión, así como aquellas materias que más os preocupan o de las que podáis tener alguna duda.

Si quieres hacernos alguna propuesta de un tema que os interese especialmente para un nuevo artículo, podéis enviarla a través de este espacio.

Estaremos encantados de atender a vuestras sugerencias.

Envíanos tu consulta

- Cristina (Madrid)

A continuación presentamos unas pautas para una correcta alimentación del niño en edad escolar:

 

Productos lácteos

El niño necesita consumir leche (medio litro, al menos diario). Salvo prescripcíón médica, no necesita ser descremada. Como complemento o sustituto de un vaso de leche puede tomar un yogurt o una porción de queso.

 

Carne

No es necesario tomar carne todos los días. Conviene alternara con pescado y hay que procurar que sea de diferente especie: vacuno, cerdo, pollo, cordero, etc.

 

Pescado

Debe de ser estimulado el consumo de pescado y muy especialmente el llamado pescado azul (pescado graso) tipo sardina, caballa, boquerón, etc.

 

Huevos

El huevo tiene una excelente proteína. Comparable a la de la carne y el pescado pero hay que tratar de consumir, no más de 4 ó 5 huevos a la semana.

 

Patatas

Debe moderarse su consumo para dar entrada a otras guarniciones de hortalizas y ensaladas. Evitar su consumo en forma de patatas fritas.

 

Legumbres

Debemos estimular el consumo de legumbres ricas en fibra dietética y que tienen además proteínas vegetales de buen valor biológico.

 

Fruta

Se debe insistir para que los niños tomen fruta natural y no en forma de zumos industriales.

 

Verduras y Ensaladas

Conviene acostumbrar a los niños a consumir hortalizas y verduras como plato base y como guarnición de platos de carnes, pescados y huevos.

 

Pan

El consumo de pan debe ser recomendado pues su aporte de hidratos de carbono contribuye al equilibrio de la dieta.

 

Pasta

Hay que moderar su consumo para dar cabida a otro tipo de primeros platos que aporten mayor riqueza nutritiva, especialmente fibra: legumbres, verduras y hortalizas.

 

Arroz

Su consumo es recomendable, pero es muy importante que se alternen con legumbres y hortalizas, etc.

 

Dulces

Deben tomarse con moderación y evitar el actual consumo excesivo de bollería industrial.

 

Refrescos

Descartar su consumo como bebida habitual.

 

Grasas

Moderar su alto consumo actual. Se abusa de ellas, especialmente en forma de mantequilla. La grasa es necesaria para el organismo puesto que aporta vitaminas liposolubles y ácidos grasos esenciales. El abuso de grasa no es recomendable en la dieta que debe mantenerse en un porcentaje del total de las calorías no superior al 30% procedente de este nutriente.

 

- Marian (Gijón. Asturias)

Diferentes estudios observacionales, realizados en seres humanos, han probado que la grasa monoinsaturada que contiene el aceite de oliva puede proteger del deterioro cognitivo, relacionado con el envejecimiento y con la enfermedad de Alzheimer.

Las propiedades beneficiosas del aceite de oliva son numerosas. En este artículo puedes conocerlas detalladamente.

- Ángela (León)

La "enfermedad de los escaparates" es la enfermedad arterial periférica al obligar al paciente a pararse de forma intermitente cuando camina debido al dolor que experimenta en las piernas.

Un estudio reciente revela que el 13% de los mayores de 60 que acuden al centro de salud la padecen. Los datos de esta investigación se han presentado en el III Congreso Clínico Cardiovascular que organiza la Sociedad Española (semFYC) y Vasca (OSATZEN) de Medicina de Familia y Comunitaria y la Sociedad de Hipertensión Arterial y Riesgo Cardiovascular del País Vasco (FRCV).

En éste enlace puedes obtener mayor información sobre el tema:

- Jorge (Cádiz)

El vértigo se caracteriza por la sensación de inestabilidad, sensación de giro de los objetos que nos rodea, del propio sujeto. Éstas sensaciones van generalmente acompañadas de nauseas, vómitos y malestar general.

Ver más

- Felipe (Madrid)

 Este síndrome no está considerado en si mismo una enfermedad, por lo que no se recomienda acudir al médico ni tomar ningún medicamento para ello. Si estos síntomas se prolongaran más de tres semanas si que es aconsejable entonces visitar al médico para descartar la existencia de otra patología.

Parece ser que la aparición de éste trastorno y sus síntomas se generan al variar los ciclos y desajustes  horarios y principalmente la visión subjetiva que el afectado tenga sobre la vuelta al trabajo. Es por ello que las personas que perciben su actividad laboral como algo estresante o negativo son las más susceptibles a padecer el síndrome post vacacional.

Los síntomas que esto ocasiona pueden ser físicos como cansancio, insomnio, molestias gastrointestinales, taquicardia, dolores musculares o agotamiento o psíquicos como tristeza, apatía, falta de concentración o irascibilidad.

 

Para evitar los efectos negativos de éste síndrome, los expertos de la SEMFYC recomiendan tomar las siguientes medidas:

 

  • afrontar la nueva situación con un planteamiento positivo, evitando identificar el periodo de vacaciones con un estado de bienestar total y que el periodo laboral es sinónimo de amargura y sufrimiento.

 

  •  plantearse el año laboral como un periodo enriquecedor, en el cual, aparte de trabajar también se pueden realizar y emprender proyectos interesantes a nivel personal.

 

  • intentar regular un par de días previos a la incorporación al trabajo nuestro horario al que tendremos que seguir al acabar las vacaciones

 

  • planificar a lo largo del año periodos o paréntesis de ocio.

 

  • evitar incorporarse a la rutina de forma brusca. Para ello es recomendable ajustar paulatinamente los días previos a la incorporación al trabajo los horarios de comida y descanso.

 

  • ser consciente que nuestro malestar se debe a éste fenómeno que es pasajero, al cual nos adaptaremos naturalmente en un breve periodo de tiempo.

 

  • planificar actividades gratificantes para los días laborables, encontrando tiempo libre para “desconectar” y no quedar absorbidos por el trabajo.

 

  •  los primeros días planificar nuestras tareas laborales para ir tomando el control progresivamente sobre nuestras tareas.

 

  • es importante no tomar decisiones laborales drásticas en estos días de adaptación.