ojo

Conjuntivitis: cómo tratarla y qué hacer para no contagiarla

Salud General
Autor
Fraternidad-Muprespa

Es relativamente frecuente que nosotros mismos o alguien cercano haya sufrido alguna vez en su vida la molesta conjuntivitis. Se trata de una dolencia por lo general leve con unos síntomas característicos como:

  • Sensación de picor y molestia en los ojos, como si se tuviese arena.
  • Ojos rojos e hinchados.
  • Lagrimeo casi continuo.
  • Visión borrosa o nublada.
  • Sensibilidad a la luz.

La conjuntivitis es una inflamación de la capa más externa de la superficie del ojo y suele desaparecer pasadas 1 o 2 semanas, en caso contrario se debe acudir al oftalmólogo. Existen dos tipos de conjuntivitis: la infecciosa, la alérgica y la irritativa:

  • Conjuntivitis infecciosa (bacteriana o vírica): la característica principal de este tipo de conjuntivitis es la abundante secreción de lágrimas o legañas acompañado generalmente de una visión borrosa o imposibilidad para enfocar bien la vista. Existe tratamiento para las de tipo bacteriano (empleando gotas con antibiótico, siempre recetadas por un oftalmólogo) pero no así para las de tipo vírico las cuales únicamente pueden aliviarse su síntomas aplicando un paño húmedo y frío sobre el ojo. Éstas últimas son las más contagiosas (especialmente las derivadas del virus 'adenovirus') pudiendo extenderse fácilmente al resto de la familia cuando uno de los miembros la sufre.
  • Alérgica: suele coincidir con periodos estacionales del año (primavera por el polen, en periodos sin lluvias o por alta contaminación). A diferencia de la anterior, en este caso la secreción es escasa. Puede estar acompañado de manchas rojas en la piel, estornudos así como picor de nariz y paladar. Para aliviar las molestias lo más recomendable es el empleo de gotas para aliviar el picor y la hinchazón.
  • Irritativa: se produce debido a una exposición a humo, polvo o ciertos productos químicos. Lo más recomendable en este caso es lavar el ojo abundamente con agua y acudir al oftalmólogo.

¿Cómo prevenir la conjuntivitis y qué hacer para no contagiarla?

Dado que la conjuntivitis puede llegar a ser muy contagiosa (especialmente la de tipo vírico como se ha indicado anteriormente) se debe ser muy escrupuloso y disciplinado con la higiene. En ese sentido es necesario seguir las siguientes recomendaciones:

  • No compartir toallas con otras personas.
  • Lavarse las manos frecuentemente y especialmente antes de las comidas.
  • Aunque las molestias inciten a ello, no tocarse los ojos.
  • Evitar el contacto cercano del ojo infectado con el resto de personas (puede contagiarse con el simple hecho de juntar las mejillas al saludar a otra persona).
  • A la hora de utilizar gotas, lavarse bien las manos y el frasco ya que se corre el riesgo de pasar la infección de un ojo a otro.
  • Mientras dure la infección es conveniente no utilizar maquillaje, ya que puede agravar los síntomas propios de la conjuntivitis y alargar su curación.
  • En caso de utilizar lentillas éstas se deben lavar en profundidad antes y después de ser utilizadas.